NO EXISTE EL IMPOSIBLE

Cuando empecé ni tan siquiera sabía por dónde comenzar. Tuve momentos que parecía que me flaqueaban las fuerzas que aquello me superaba. Pensé que esta vez no podría realizarlo. Pero cada mañana renovaba mi empeño. Hasta que finalmente hoy lo he acabado. Ahora siento esa satisfacción impagable que da el esfuerzo. Y tengo la fuerza renovada para enfrentarme a los nuevos retos que me puedan surgir.

AB

2 comentarios de “NO EXISTE EL IMPOSIBLE”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *