¿Existe la verdadera amistad?

¡Advertencia! El presente artículo contiene una visión menos poética de lo que generalmente se le otorga a este especial sentimiento que es la amistad

Aunque en mi opinión no deja por ello de ser menos real

Desde aquí profundizaremos en la sima de los orígenes de nuestra especie

Analizando la esencia de este ensalzado afecto como el más noble, puro y desinteresado

¿pero realmente es así?

Aceptando el riesgo de que alguien pueda mostrar su desacuerdo, debo decir que tiene claros y oscuros. Es más como voy a evidenciar, sus inicios son absolutamente interesados y manipuladores

Soy consciente de que muchas de las personas que me lean creerán a pies juntillas que existe la verdadera amistad, pues ellas mismas son poseedoras de esa experiencia sobre este particular. Y estoy de acuerdo, puede ser cierto que las referidas personas tengan realmente amigos.

No obstante, a todos ellos…
—y también a los que puedan opinar lo contrario—

Les voy a ofrecer mi reflexión al respecto.

Para que una vez la hayan leído y también meditado, puedan gozar de una visión más amplia de esta cuestión 

Lo primero que he hecho cuando he pensado en profundizar en este concepto tan habitual, pero a la vez tan complejo, ha sido buscar el origen etimológico de la palabra en cuestión. Generalmente, siempre que escribo sobre asuntos en que a buen seguro me voy a mostrar controvertido y, por ello, políticamente incorrecto, compruebo que el origen filológico esté de acuerdo con mi percepción.

Sin embargo, debo reconocer que algunas veces sucede que el diccionario no responde al uso que se hace del vocablo; este podría ser uno de los casos

Amistad, es una palabra cuyo origen en la actualidad no ha podido ser determinado con exactitud, ya que desde el latín se le da valor a dos voces

Unos afirman que la expresión proviene de la terminología amicitas; entre tanto, otros aseveran que es de amicus (en ambos casos sería el equivalente literal de amigo), que con el tiempo evolucionó a amore (cuyo significado es amar).

No obstante, esto no acaba aquí…

Hay especialistas que están convencidos de que el vocablo proviene del griego y está compuesto por a (cuyo significado tendría el valor de sin), y ego (que correspondería a yo); todo ello le daría valor a la expresión sin mi yo. Con esto se hace visible la relación que tiene la amistad con el amor, cuestión que abordaremos más adelante.

Quizás, querido lector, te estarás preguntando

¿Por qué me he alargado tanto en el desarrollo de esta palabra y, no voy directo al grano?

Claro, resultaría más fácil escribir sobre la amistad sin más, exactamente como siempre se ha hablado; y para qué darle más vueltas
¿Verdad?
Pero eso representaría traicionar el espíritu de este artículo, razón que me empuja a darte una cumplida explicación
Cuando me refiero a estas etimologías, estoy hablando del origen de nuestra cultura

Si bien es muy probable que de un modo u otro se pueda encontrar a lo largo y ancho del mundo con expresiones parecidas, y esto tiene una importante razón de ser. Sin embargo, antes de explicar esos significativos motivos que llevaron a los humanos a glosar de esta manera el sentimiento de la amistad, quiero hacer patente mi reserva que como ya he manifestado a lo largo del artículo expondré.

Para ello se hace necesario viajar al principio de nuestros ancestros

Sí, allí donde se inició la especie

Para enriquecer esta información, diré que el análisis del genoma humano según parentesco se ha establecido con el consiguiente orden por parecido aproximado:

El más lejano es el gorila, después sigue el chimpancé, se acerca más el bonobo y, finalmente, nos encontramos con el Neandertal

A partir de este conocimiento, existe una gran confusión acerca de quién pudo ser el primer humanoide que inició la estirpe, aunque se suponia que podría haber sido el Homo habilis; recientes descubrimientos señalan a los denominados Homo rudolfensis, a los que se les calcula una antigüedad de entre dos y medio y un millón y medio de años.

No, no es que vayamos ahora a hacer un estudio de antropología

Pero sí que considero necesario buscar los inicios que nos trasladó finalmente a lo que somos: Homo sapiens

Creo preciso destacar que todos los mamíferos anteriormente nombrados, incluyéndonos a nosotros, son considerados animales de manada. Esto quiere decir que el humano, al ser social, está diseñado para relacionarse con sus iguales

Pero vamos a analizar por qué y las consecuencias que esto causó

Lo primero que se hace evidente es la capacidad que lograron nuestros antecesores para expresar vocalmente sus pensamientos
El inicio de esta habilidad se pierde en el tiempo

Aunque bien se podría suponer que empezaron a intercambiar mensajes antes incluso de la salida de Áfroasia. Si bien, la forma de expresión fuera de una manera un tanto rudimentaria, representó una gesta que se puede considerar como la diáspora más grande de todos los tiempos, ya que pese a ser lenta, inexorablemente se extendió por todo el planeta.

Como ya he apuntado, la cognición representó la eminente necesidad de comunicarse unos con otros, aunque eso sí, por una razón muy concreta

«la de liderar el grupo»

Al contrario de lo que se pueda creer — y aquí viene una de las partes a destacar de este asunto— Quien mandaba no era quien más fuerza física poseía

Sino quien mejor sabía medrar

Con esta acción, se iniciaba lo que en la actualidad podríamos considerar como el nacimiento de la amistad entre los humanos

Ahí es donde se estableció la creación por parte de unos pocos, de un grupo de interés, para ejercer influencia sobre el resto del conjunto.

Ahora bien, ¿vamos a examinar cómo sucedió?

Parece claro que para desarrollar una inducción en la mayoría, se precisa que unos cuantos actúen de un modo conjuntado y con intención

Con esta acción todo transcurrirá de la manera más normal. Y ni tan siquiera se apercibirán de que están siendo manipulados por la mentada minoría.

No obstante, para ello, antes alguien.—con seguridad, el más «inteligente hablando socialmente»— tuvo que transmitir a los elegidos sus propias excelencias para conseguir su liderazgo.

De esta manera, se formó el llamémoslo…

«Coro de amigos dentro de la comunidad»
O, también se podría citar en un lenguaje coloquial
«La creación de la pandilla»

 

¿Y no es eso acaso un reflejo de lo que está sucediendo en la actualidad?

 

Todo ello hizo que desde tiempos inmemoriales, se presentara la amistad como una divinidad alegórica

Se da las circunstancias de que en la Antigua Grecia y la Roma Imperial, fue idealizada por ser una de las expresiones más elevadas de los Homo sapiens. Si bien, en aquellas lejanas épocas también se reconocía que la amistad podía ser pasajera y efímera, cargada de intereses espurios, que podía ser usada como una herramienta de adulación.tribu

Una vez establecidas las bases sobre lo que en un principio se sustentó la amistad

 

Podemos expresarnos hoy formalmente al respecto, que es una relación afectiva entre las personas, siendo a la vez uno de los vínculos interpersonales más comunes en la mayoría de los humanos

El motivo es que somos seres que precisamos el contacto y la relación con los demás.Cuestión que por sí sola ya justificaría aparentemente la necesidad manifiesta de tener amigos

¡Necesitamos contarnos las cosas, contrastarlas, que nos escuchen!

 

¿Qué valor tendrían nuestras gestas si no pudiéramos confesárselas a los amigos?

 

El asunto en sí se evidencia aún más cuando alguien revela con sinceridad que se siente infeliz; analizando el verdadero motivo, le falta el contacto y la relación con otras personas.

Todo esto desenmascararía el pensamiento materialista que llega a usar la falacia de decir que el dinero es determinante para la felicidad

 

¿Cuántas personas con grandes fortunas son infelices y pretenden comprar la compañía con dinero?

 

Después de este manifiesto

 

¿Alguien podría plantearse dónde se hallan las objeciones que planteo?

 

Es cierto que lo contado anteriormente contiene la parte más poética y bella del ser humano, lástima que eso solo sea literatura

 

¿Vamos a ver pues dónde y cómo se fundamenta?

Para ello tenemos que penetrar en la mente humana, sí, esa que a mi consideración pasa inadvertida por la mayoría de personas, ya que les es imposible reconocer muchas veces por qué hacen determinadas cosas.

¿Cómo van a poder conocerse a sí mismos si desconocen quién dirige sus propias identidades?

Para saber por qué ocurre, debemos hacer un viaje al interior del cerebro.

¿Y qué es lo que nos vamos a encontrar ahí?

Pues lo primero que hallaremos es al inconsciente, que no deja de ser nada más que la expresión de nuestros propios instintos.

Nuestra mente funciona de dos maneras

Una, que es la consciente, fue lo que nos hizo seres racionales.

La otra, que pertenece a los instintos, se halla nuestro origen y la determinamos como inconsciente.

Pues bien, aunque supuestamente nos dirigimos racionalmente esto no es así, solo una parte muy pequeña, que apenas llega a un 5 %, no está automatizada dentro nuestro cerebro

La cuestión que planteo representa que todas las acciones que emprendemos contienen una dualidad que se manifiesta por los impulsos a los que nos obliga el inconsciente y, la posterior justificación que de forma racional pretende presentar el consciente.

Esto podría explicar por qué creemos que tenemos amigos sin más, alejados de cualquier interés

No obstante, debemos admitir que el humano ante todo es un ser profundamente egoísta y contradictorio, con esto quiero decir, que detrás de cada acción que emprende se halla un determinado interés, utilización que justifica de múltiples modos.

Para avalar esta afirmación

Solo es preciso observar algunos casos que aparentemente parecen los más desinteresados

Como bien podrían ser los entregados misioneros, gente con una ferviente creencia religiosa que no les permite percibir más mundo que aquel paraíso prometido para cuando abandonen este.

Para ello, hipotecan toda su vida presente

En una perpetua dejación que regalan a las demás gentes desfavorecidas del planeta.

Sin embargo, ellos mismos reconocen que, aunque renuncian a las comodidades mundanas, esperan la compensación en la vida que les espera

Cuestión que, observada desde fuera, evidencia una entrega a cambio de nada

Pero si se hace un esfuerzo de empatía y nos ponemos en su lugar, comprobaremos que es un acto absolutamente interesado y egoísta.

Para comprenderlo, es imprescindible poseer una fe lo suficientemente cegadora capaz de ofuscar la razón

Pues visto desde una perspectiva equivoca: exactamente lo que se contempla no es un acto de renuncia

Claro que el que no piense así será porque no es profundamente creyente y, por eso, le costará reconocerlo.

 

Esa es precisamente una de las manifestaciones más claras que el inconsciente denuncia, pero que el consciente justifica

 

Todo ello puede resultar difícil de aceptar

Por eso, como se recordará al principio de este escrito, ya decía que después de la lectura se debía hacer una profunda reflexión, que de acuerdo con lo expresado nos va a comportar lo siguiente:

Para que exista la amistad, debe haber una cierta dualidad de intereses

 

Examinemos los ejemplos que expongo a continuación

 

Si tuviéramos que presentar la amistad por categorías

 

Podríamos decir que la primera, sin ningún lugar a dudas, es la que se crea entre los niños en la escuela

 

¡Esta amistad por pura es desinteresada!

Aquí se evidencia con más fuerza lo que hace el inconsciente en la persona del niño

Hay que aceptar que a estas tiernas edades la parte cognitiva aún se halla en un estadio de desarrollo y, por eso, claramente dirige la acción la parte instintiva.girls-308359_960_720

A partir de ahí, se abre un gran abanico de posibilidades.

Creo preciso advertir que estoy haeblando siempre en general, salvando más de una posible particularización.

Para que se dé la amistad entre mujeres

Es necesario que coincidan en mundos o en situaciones parecidas, pues de otro modo se hará difícil la connivencia (me parece conveniente que el lector busque los sinónimos de esta palabra, pues ellos lo expresan todo).

Lo mismo ocurre con los hombres

Aunque a estos hay que añadirles otro motivo

Ya que por estar más volcados en el trabajo, es fácil que usen la amistad para prosperar (lo que antes indicaba como medrar).

Así me podría extender en todo tipo de relaciones, que van desde la coincidencia en las aficiones hasta todo un largo etcétera que se me hace muy difícil de enumerar por falta de espacio.

Aun y así, quiero destacar por su novedad a los amigos virtuales

Evidentemente son fruto de la soledad en que se vive en estos tiempos.

En la actualidad existen varias webs donde se alquilan amigos por horas

Con unas tarifas determinadas dependiendo para qué se deseen (debo hacer la pertinente aclaración de que no se trata de ningún lugar de citas o de contactos sexuales).

Todas las amistades mentadas, así como las que no, mantienen un sinónimo común en sus conversaciones

¡Destaca el chisme o la habladuría!

Dado que esto es lo que predomina y ha predominado siempre en las relaciones de los Homo sapiens de todos los tiempos.

Salvando naturalmente la amistad de los niños, sé que puede costar aceptar todo esto, pero no deberíamos olvidar lo que antes he mencionado.

¡Pensamos con el consciente!

Pero, a la hora de actuar…

¡El inconsciente es el que decide!

Eso es precisamente lo que nos hace seres contradictorios

Y eso también es lo que ensalza el sentimiento más grande de todos: el amor.

Si bien, el único amor real que perdura es el filial

Sobre este hay que hacer una pequeña consideración, y es que es solamente instintivo y por ello el consciente se halla ausente.

Para el resto basta con observar el panorama para darse cuenta cómo se desvanecen las pasiones por grandes que estas sean.

Finalizaré con una observación

Todas las situaciones que he planteado se desarrollan de un modo consciente, aunque debo volver a recordar que las dirige el inconsciente.

Esa es la razón por la cual generalmente todas las personas creen a ciencia cierta que aman a sus amigos

Ahora bien…

¿qué te parecería si te dijera que yo no tengo amigos o, al menos, de la manera en que casi todos lo entienden?

Seguro que habrá quien podrá pensar que soy un ser huraño, pues eso resulta incomprensible para una gran mayoría

Aunque a esa mayoría que se vanaglorian de tenerlos, yo les haría una última pregunta

¿Qué rango y utilidad les dan íntimamente a sus amigos?

 

Bueno, si has continuado leyendo hasta aquí, habrás podido comprobar lo controvertido que es este asunto y, por ello, lo difícil que resulta de aceptar

También este escrito me ha hecho pensar lo poco que se explica en la enseñanza sobre lo que es el inconsciente y consciente que solo poseemos los Homo sapiens.

Por lo que ese será el próximo artículo que publicaré a tu consideración

Ahora, solo te ruego una pequeña reflexión para que me puedas ofrecer tu opinión.

Deferencia que, como siempre, te agradeceré, ya que me ayudará a plantearte nuevos asuntos observados desde una perspectiva distinta a las que siempre se presentan.

¡Hasta la próxima semana!

AB

 

 

32 comentarios de “¿Existe la verdadera amistad?”

  1. Encontre por casualidad tu artículo, pero no pude evitar leerlo al completo ya que me identifico con tu vision global de la amistad y su significado. Y esta basicamente solo puede existir y no sernos contradictoria sino usamos la razon porque pensando detenidamente cualquier vinculo que existe en la edad adulta estos solo estan motivados por vacios o necesidades mutuas que complementan a uno mismo para un interes. Por tanto creo que aceptar esto y tener un equilibrio en cada vinculo de todo lo que ofreces no supere enormemente a lo que recibes es la mejor forma de tener relaciones sanas y no toxicas que te sumen en espirales destructivas con uno mismo y su entorno

  2. Soy un hombre mayor, y analizando mis vivencias a través de mi vida en la interrelación con otras personas, he llegado a la conclusión de que la amistad no existe. En mis recuerdos solamente tuve amigos en mi infancia, cuando era niño; pero cuando el dinero y sus derivados comienza a permear nuestras almas, ya la amistad desaparece, y es reemplazada por el «pajarito» de lo que se puede obtener de otros individuos.
    En algunas ocasiones -las menos- nos topamos con personas benevolentes, que desde su bondad otorgan ciertos favores. Esta bondad siempre es confundida con debilidad, entonces cabe preguntarse ¿son benevolentes o son tontos? Si lo medimos con la vara con que funcionan las sociedades -cualquiera sean- que intrinsicamente albergan un grado de perverción, entonces yo diría que son personas que por su benevolencia actúan dentro de la tontera, y van a terminar sintiendose estafados emocionalmente por aquellos a quienes favoreció o consideró sin que fuera su responsabilidad el hacerlo.
    No se trata de ir «blandiendo» el látigo por todas partes, pero tampoco se trata de hacerles las cosas fáciles a quienes ni siquiera lo van a agradecer, sino que muy por el contrario, lo van a desconocer a poco andar.
    Alguien dijo: «Nada se olvida tan luego como un favor, y nada permanece tanto en la memoria como una ofensa».

      1. Yo tengo una experiencia, tengo 20 años y me fui alejando de todos hasta conservar dos amigos y una amiga. Un amigo le va bien pues él tiene a sus dos papas que le pagan todo, yo solo tengo a mi mamá y estamos en crisis. Cuando él viene a mi casa solo viene a criticar su vida y a otros, y abre la boca no mide sus palabras, solo me dice que me veo muy flaco y que me ponga a estudiar pero no entiende, que las cosas son difíciles cuando tu padre ya no está vivo, y me arta, lo mejor de todo es que él me visita y yo no, solo espero tener pronto mi trabajo para darle un pretexto de que estoy ocupado

  3. Hasta hace poco sobrevaloraba la relacion que tenia con mis amigos, quizas me dejaba llevar por las compañias y siempre que podia compartia mi tiempo con ellos y pensaba que me enriquecia tanto que la sensacion en ese aspecto era de plenitud pero siempre sospeche algo raro cuando valoraba reflexivamente sobre el asunto a nivel general.
    Ahora, en un periodo actual se han generado cambios radicales en mi vida, en muchos planos importantes de esta, siempre he tenido una curiosidad enfermiza, que me ha nutrido a nivel intelectual despertando gran interes por conocer y aprender cosas nuevas planteando siempre nuevas inquietudes y generando preguntas casi siempre dificiles de responder, pero una cosa esta clara la prioridad es reconocer el medio y sobrevivir.
    Tengo la impresion de que he despertado pero lo cierto es que solo he abierto los ojos, cuando miras a tu alrededor con atencion y captas la esencia real de las cosas desde tu perspectiva analitica, reordenando conceptos, recordando lecciones, simplemente observando desde tu experiencia vital, es facil reconocer ciertos patrones que te hacen preguntarte a que estamos jugando.
    Y por una regla de 3 si san valentin es un invento del corte ingles….

    1. Me parece muy interesante la reflexión que estas compartiendo, aunque quizás un poco sesgada, al pensar que los humanos jugamos a algo, simplemente nos comportamos como lo que somos, animales en una continua evolución que ignoro ciertamente, si esta nos transportara a la total racionalidad, pues de la manera que van las cosas, sospecho que el viaje será largo.
      De cualquier forma Carlewis cuenta conmigo para cualquier duda que se te ofrezca.
      Saludos.
      Antoni Beltrán

  4. Gracias ,x la explicación ,yo opino q la amistad si existe ,pero solo hay q saberlas buscar , bueno en un momento inesperado llegarán esas personas ,ya q yo no hago caso a los dwmas de eso q dicen q «la amistad no existe»ya es mi problema si esta me traerá consecuencias malas ya yo misma me daré cuenta ,pero para q pase esto hay q tener madurez y bastante positivismo para q todo vaya bien ya q sin esto no vamos a poder sobrellevar una amistad o cualquier tipo de relación.

    Zenaida mamani

    1. Zenaida, solo es cuestión de tiempo para que te cabes dando cuenta que la amistad es una entelequia. Deseo de verdad que esta forma de pensar no te traiga más problemas de los normales.
      Saludos Antoni Beltrán

  5. Estoy bastante de acuerdo con usted Sr. Beltrán. Pero me pregunto ,no podría esistir una amistad tipo pacto, donde sepamos que ninguna de las partes esta ahi de forma altruista ,sino por un intercambio ,pero donde lo positivo fluya ?
    Supongo que recibiria otro nombre y que el inconsciente siempre estaría ahi.
    Hago está reflexion porque esta realidad primera me parece profundamente triste y una dura losa para la humanidad.

    Gracias y enhorabuena por su articulo.

    1. Triste pero no. Parece que olvidamos que no el Homo sapiens, no deja de ser un animal más de estos que pueblan el globo. Lo que tu desearías, lo vas encontrar en las religiones y en alguna filosofía, pero nada más lejos de la realidad. Siento de verdad no poder satisfacer tu deseo, pero de hacerlo te estaría engañando.
      Saludos Antoni Beltrán

  6. Hola, es un artículo que he disfrutado leyendo. Lo que no fue tan agradable es darte cuenta de cómo funcionan las cosas con veintipico o treinta años. Y varios aspectos importantes se han visto mermados. Incluso actualmente me ha repercutido a nivel anímico y de salud con problemas nerviosos, óseos, musculares y cartílaginosos. Me cuesta descansar y hacer bien la digestión.
    Creía ser buena amiga, o por lo menos lo intentaba de la mejor manera, procurando ayudar en todo lo posible ( y por error, lo imposible o exagerado).
    En realidad varias veces me insinuaron o lo soltaron de forma «velada» esas personas que era tonta, y pienso que realmente lo era y sigo siendo, aunque menos.
    No era consciente o le quitaba hierro al asunto cada vez que con la excusa de la amistad real e incondicional me pedían o persuadían para escuchar mucho tiempo, ayudar económicamente o prestar o regalar cosas, apoyar en momentos muy complicados o dar cariño y reconfortar a quien me contaba que sufría. Acompañar a quien no tenía con quién salir o charlar, quizá desahogarse.
    Mucho tiempo después, éstas personas son las que más me criticaban a espaldas, o a la cara pero con sarcasmo o mordacidad, burlas, desprecios o minusvalorar, tratar de crearme complejos e inseguridades, se alegraban que fracasara y les irritaba o fastidiaba (ocultándolo) si había mejorado en algún aspecto, sobre todo aspecto, gustar a alguien o conseguir una meta. También esperar cariño, amor o posible sexo a toda costa y con verdadera insistencia, etc, etc podría estar hasta mañana.
    Definitivamente me equivoqué. Toleré demasiado y perjudicó varias áreas.
    Es un artículo y reflexión certera y excelentemente plasmada según la realidad.
    Muchas gracias por ofrecernos un pedacito y gracias a quién me lea.

    1. Gracias a ti Sara,compruebo que la finalidad de este articulo ha sido cumplida, pues no era otra que hacer reflexionar. Nos venden un mundo idílico, donde la amistad parece que lo va a salvar todo. Pero se olvidan que el Homo sapiens, es por naturaleza egoísta, como cualquier otro animal que puebla el globo.
      Recibe de mi parte un cordial saludo y si estas interesada en mis escritos me puedes también encontrar en las redes sociales.
      Antoni Beltrán

  7. Para mí la amistad existe, claro, para que exista depende de que yo lo crea, los demás son solo el reflejo de mí creencia.Se tienen que dar condiciones, debe existir algo en común, algo para compartir juntos, la persona debe ser de un sentir similar y la última es el transcurso del tiempo, lo que hace sentir que esa persona compartió su vida con uno, que es lo más importante.

    1. Carlos, tu mismo te das la respuesta, cuando dices que, la amistad existe, para ti. El hecho de una creencia personal, no cambia en absoluto el termino de la cuestión. No obstante, yo te recomendaría que volvieras a leer detenidamente el articulo, pues presupongo que encontraras razones de fondo, del porque de mi afirmación.
      Saludos.

  8. Leer el articulo me ha despejado interrogantes, toda la vida he tratado de ser una persona que apoya a los demas, pero a mis 40 años lo unico que he conseguido es desilusion, cuando me ha tocado estar del lado del que necesita, no he contado con el apoyo que requiero; pero el dia que decidi dejar de ayudar, se me echaron encima como si fuera la peor persona del mundo. Es una realidad los humanos somos egoistas por naturaleza y quienes pretendemos hacer la diferencia solo obtenemos frustracion, por eso hoy no tengo amigos.

    1. Hola Lilian, lo que te ocurre a ti no es nada excepcional,tengo muchas consultas y comentarios, a este respecto. Sin embargo, lo importante en mi opinión es ¿por qué te afecta? Quizás la respuesta se encuentre en tu modo de entender la relación. Quiero decir con eso que, deberías cambiar la manera de ofrecerte a los demás. Sí estas interesada que lo hablemos, puedes volver a consultarme.
      Un saludo. Antoni Beltrán

  9. La amistad verdadera no existe , en realidad es una interaccion entre individuos por dependencia que puede ser de muchos tipos (economica , psicologica , intelectual , de atraccion fisica ).
    Creo que solo existe una amistad verdadera en algunas ocasiones entre padre – hijo y al final hasta dudaria un poco por que por medio del hijo se ven asi reflejados en ellos en el futuro con el deseo egoista de que compartan sus mismas convicciones.
    La amistad desinteresada no va de la mano con la evolucion por que el hombre siempre quiere ser mejor que el projimo por naturaleza desde su concepcion.
    Los actos de bondad en realidad buscan la admiracion del que los realiza o calmar un sentimiento de culpa .
    Solo las personas con rasgos autodidactas se puede decir que pueden prescindir de las amistades por que no dependen de nadie y tienden a ser catalogados de uraños o antisociales.

  10. En general pienso que desde niños nos deberían enseñar a ser más objetivos con respecto a temas como este, pues cuando ya tienes cierta edad y te han convencido de que la amistad (tal como se conoce habitualmente) Es algo real y absolutamente necesario para llevar una vida completa, puedes hacer todas las reflexiones del mundo que igual es una idea que te atrapa, hasta que chocas con la realidad una y otra vez, te utilizan, quizás tú utilizas a otras personas y ni siquiera te das cuenta, pero evidentemente te quedas es con las experiencias que te hacen daño, al punto de sentirte solo, cuando en realidad el problema no es la soledad, sino esta persistente idea que te implantan en el cerebro de que estar solo es malo. Necesitas amigos te dicen, pero lo que no te dicen es que no es un concepto bien definido.

    Soy consciente que como humanos necesitamos interacciones sociales pues es algo que forma parte de nuestra naturaleza, pero podríamos canalizar esta necesidad sin crear sentimientos de dependencia que luego nos harán sentir decepcionados ante lo inevitable que es la separación.

    1. Efectivamente te doy toda la razón Luna, la educación ahí como en otras muchas cosas evidencia lo anquilosada que está. Se plantea un mundo ireal basado en ideas propensas al cristianismo, pero que no dejan de ser trasnochadas y lo peor es que los maestros, piensan que están haciendo lo correcto, al ignorar que a pesar que, somos animales de manada, unos pocos, por naturaleza, no son seguidistas de ella y por ello, no precisan la amistad para sobrevivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *