Lo más sublime y a veces efimero

Si tuvieramos que guiarnos por nuestros deseos en ocasiones no existirian o, tambien lo borrariamos a voluntad. Pero la realidad es que eso no sucede así, sino que más bien son ellos los que deciden su permaenecia.

AB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.