¿REFLEXIÓN O ACCIÓN?

De siempre nos han enseñado que aunque es necesario reflexionar; -la acción es imprescindible-. Y, esto casi siempre acostumbra a ser cierto. Pero a veces, solo a veces, se hace precisa una estratégica parada para poder estudiar la situación en que te encuentras. Yo lo comparo con el escenario que se produce cuando vas circulando por una veloz autopista. Y de pronto, te das cuenta que te has equivocado de itinerario. ¿Qué hacer en una situación así? Parece claro que si sigues tu camino, cuanto más corras, más te alejaras de la buena dirección.coche-averiado Ese es el momento en que debes parar en uno de esos arcenes habilitados que hay en ese tipo de vías. Ahí deberás reflexionar sin hacer nada más que eso. De otra manera, si crees que es una pérdida de tiempo, piensa cuanto perderás, de estar moviéndote sin ninguna orientación. Con eso lo único que conseguirás es agotar tus posibilidades y, lo que es peor, las de las personas a quien pretendes dirigirte.

El sentido práctico que nos da la educación de la acción hace que muy a menudo no sepamos rectificar cuando tenemos que hacerlo y, solo lo hagamos en el momento que todo se hace evidente e inevitable. Como siempre te agradeceré que escribas lo que te ha sugerido esta reflexión, con ello podrás ayudar a otros lectores y, me servirá también para darle forma a mis próximos escritos.

AB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *