En la actualidad parece que lo más normal es no estar seguro de nada. O mejor sólo dejarlo todo a la casualidad o la suerte. O porque no, lo más seguro y que nunca falla, atribuirlo a las fuerzas divinas. Eso es así, sí que se puede estar seguro, ¿aunque seguro de qué? Pues naturalmente de nada. Y de esta forma se justifica lo que tiene difícil justificación. También queda por acabar la frase con aquello de: ¡Si dios quiere! Si bien, me pregunto, ¿a qué dios se referirán?

AB

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR