Claro eso respondería a la gran duda que crece dentro de nosotros cuando pensamos en la muerte. ¿Pero qué ocurre cuándo razonamos un poco más allá?

Precisamente de esto es lo que va a tratar este artículo

Aunque antes de continuar creo necesario aclarar que soy agnóstico

 

Lo cual quiere decir que no acepto ni niego nada sobre la existencia de algo que haya podido desencadenar el universo

A la vez es mi deseo puntualizar, que de ninguna manera creo que pueda existir un Él, refiriéndome expresamente a algún tipo de deidad

Hecha esta pertinente aclaración voy a continuar con el artículo

No, no voy a profundizar en especulaciones de donde vamos a parar después de la muerte
Ya que por lo observado nuestro cuerpo terrenal se desvanece dentro la propia naturaleza

Al fin y, al cabo las leyes físicas conocidas ya afirman que cualquier cosa que se halle en la biósfera no desaparece, solo se transforma

Pero…

 

¿Hay algo más?

 

Sí, me estoy refiriendo a eso que algunos definen como el alma

Con este concepto volvemos a entrar en el mundo de las especulaciones

No se podría entender la trascendencia

Si no fuera por la aceptación de ese algo más que desde el principio de la especie ha estado presente en la mente de los Homos sapiens

 

A lo largo de la historia se le ha dado varios nombres

Si bien, los vamos a concretar en dos

 

Alma o Espíritu

 

Al final hablando de un modo metafórico viene a querer decir lo mismo

Pero volviendo al asunto

 

Yo, como persona con capacidad de análisis

¿Cómo puedo aceptar que mi nacimiento no tiene más sentido que sortear una serie de pruebas, que de acuerdo con unas supuestas leyes divinas me otorguen la salvación?

Salvación…

 

¿de qué? Y ¿Por qué?

 

Es como sin desearlo alguien nos hubiera puesto dentro de un videojuego

Y una vez dentro tuviéramos que salvar unos determinados obstáculos para conseguir el premio

 

Pero… 

 

¿en qué consiste ese premio?

 

Si hacemos caso a las religiones monoteístas de Occidente…

 

equivale a librarnos del infierno

 

Claro, que ahora este particular resulta difícil de interpretar

 

Pues si escuchamos lo que hasta no hace mucho se impartía en los púlpitos

Resulta muy distinto a la explicación que ha dado recientemente el máximo mandatario de la Iglesia Católica

 

Parece lógico que todo esto sea cosa de humanos y, de nada más

 

Pero me da una especie de escalofrió pensar en la cantidad de personas que han vivido durante tantos años bajo la amenaza del fuego eterno

 

Y todo

 

¿para qué?

 

Estoy en la convicción que toda esta especie de teatro esperpéntico

 

Fue creada solo por una razón

 

La de dominar aquellas masas rudas e ingenuas y, hacer con ellas lo que se hace con el hierro forjado

Con el pasar de los siglos…

 

las gentes han ido adquiriendo conocimientos

 

Ahora saben que la caída de los rayos responde a una corriente electromagnética que se crea en las tormentas

 

Y no como se pensaba antes…

 

que era la ira de los dioses o, en nuestro caso mejor deberíamos decir la de Dios

 

Pero…

¿esto evidentemente es así?

 

Pues no

 

¡Realmente parece que no es así!

 

Las masas conozcan o no, todas las teorías cuánticas

 

Parece que ignoran todos estos conocimientos…

 

es como si esos saberes fuera cosa solo de los cuentos

 

Sí, he dicho cuentos como los de Caperucita o Blancanieves y los siete enanitos

 

¿Los recuerdas verdad?

 

Pero ciertamente

 

A los niños ahora ya no les gustan esos cuentos

 

¿Eso quiere decir que las religiones vayan a desaparecer?

 

De ninguna manera

 

Solo que aparecerán otras con historias que se adaptarán mas a estos días

 

Porque lo que no va a desaparecer

 

Es esa voz interior

 

que nos habla de la existencia divina

 

Parece evidente que esa voz existe

 

Y si es así

 

¿de dónde surge?

 

Nace de la necesidad palmaria de no querer estar solos

Sin nadie que nos diga lo que está bien o, lo que está mal

 

¡Sí!

 

Antes he dicho solos y, es una realidad que de ninguna manera podemos aceptar

Es este el momento en que tengo que volver hacer la pregunta que he planteado al inicio de este artículo

 

¿Me estoy refiriendo a ese algo más que nos vamos a encontrar después?

 

Lo que en verdad sorprende es que en pleno siglo XXI

 

Aun hayan personas capaces de arrodillarse delante de una talla de madera y, emocionarse de la misma manera que lo hacían nuestros ancestros hace muchos años

 

Me resulta del todo imposible creerlo sino fuera porque esta es una visión que se halla normalizada allí donde quiera que se vaya

 

Y que nadie piense que se trata de gentes humildes e, ignorantes

 

¡No!    

 

Precisamente el lugar donde más creyentes se encuentran es entre las clases altas y, supuestamente cultas

 

Quiero subrayar lo del –supuesto-

 

Porque este tipo de cultura parece que solo habla de ciertos tecnicismos

 

Pero lo que se olvida es del razonamiento y, el análisis de lo que les está sucediendo alrededor

 

La cuestión a plantear

 

¿Sería en que se piensa?

 

De pronto un estremecimiento recorre mi mente  

 

Ahora entre tanto estoy escribiendo esto…

 

¿me estoy dando cuenta que a lo mejor el equivocado soy yo?

 

¡No puede ser que haya tanta gente equivocada!

 

Ese es el momento que me acuerdo de aquellas palabras…
que nos decía el sacerdote en las clases de religión

 

Claro que a la vez también recuerdo a Galileo Galilei

 

¡Las masas nunca tuvieron razón!

 

Dentro de estas tribulaciones casi se me olvidaba

 

Yo soy agnóstico por razonamiento

 

¿Entonces que me ocurre?

 

Quizás en esta pregunta se encuentre la respuesta

al dilema que estoy planteando

 

Yo también tengo miedo a la soledad que representa haber nacido para un sin sentido

 

Esa es la explicación más lógica

 

Nuestros cerebros cada vez que son incapaces de comprender algo

lo completan con un comodín

 

Sí, el mismo que se usa en el póker

 

Lo que en este caso es recurrir a las creencias mágicas

 

Reflexionar sobre estas cosas

Es lo mismo que entrar en un laberinto…

Donde cada uno encuentra la salida

Lo que ocurre es que no deja de ser una escapatoria de algo que como humanos no podemos afrontar

 

Siempre que escribo un artículo ruego la colaboración del lector…

en este caso también deseo que participe…

solo que en esta ocasión si lo hace mi petición se circunscribe a lo que he planteado dentro de esta reflexión

 

Quiero decir que no tendría ninguna utilidad para este trabajo cualquier cuestión que esté relacionada con la fe

 

Por qué

 

¿qué es la fe?

 

Esta palabra la asemejo metafóricamente a una pistola encima de una mesa

 

Con semejante artilugio no se puede dialogar libremente

 

Esta es la percepción que tengo cuando alguien como argumento usa eso que se llama fe

 

Bueno finalizo

Me puedo haber dejado muchas cosas en el tintero es cierto

Pero en lo tocante a estos temas para una mejor comprensión es mejor dosificarlos

Así que hasta la próxima

¡Ah! Y recuerda que cualquier cosa que escribas me dará una visión por donde tengo que continuar planteando nuevos artículos

AB

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR