Sin embargo, esta situación es una constante en la vida, todos de una manera u otra estamos sumidos en una continua evolución que nos va conformando las mutaciones que se manifiestan de múltiples maneras

 

¡Cambiar no es fácil!

 

Y no es fácil por diversas y múltiples razones, algunas pueden resultar insospechadas

 

Pero antes de entrar en ellas, vamos a analizar  

 

¿Por qué se ha de cambiar intencionadamente?

 

¿Qué es lo que significa exactamente?


¡Intención!

 

Quiere decir: dentro del protocolo del cambio hacer las cosas por algo en concreto

 

Si, ahí está la clave del cambio

 

Hacerlo por algo que asumes como necesario

 

Pues de otro modo cualquier mutación será producto de tu propio entorno, donde no tendrás ninguna posibilidad de elección

 

De acuerdo a esto, es conveniente objetivar cuál es el problema

 

 

No, no en absoluto equivale a conocer la solución

 

Representa tener consciencia de que las cosas no son como a ti te gustaría que fueran

 

Dentro de un proceso de cambio es indispensable la participación de un experto, quien de un modo objetivo concretara el lugar hacia dónde dirigirse

 

Pero…

 

¿De acuerdo con qué?

 

Pues, de acuerdo con los objetivos que se desean alcanzar

 

Naturalmente eso es lo que se habrá pactado previamente con la persona dispuesta a cambiar

 

Y ese será además el primer escollo a salvar

 

Porque cambiar tiene que significar…

 

¡Compromiso!

 

Y eso muchas veces resulta fácil decirlo, pero muy difícil hacerlo

 

Sí, ese es el motivo porque digo: que cambiar no es fácil

 

Representa lo mismo a volver a nacer

 

Y como cualquier nacimiento es un acto traumático

 

Casi se puede asegurar que quien con el cambio no ha padecido, es muy probable que tal cambio objetivamente no exista

 

Esto es algo que acostumbra suceder

 

Algunas personas con el deseo de ver cumplimentados todos los compromisos que contrajeron se adelantan a los resultados

 

Cuando en realidad no han prácticamente comenzado el camino

 

Por ello debo insistir que cambiar…

 

Representa dejarse atrás costumbres y, hábitos que forman parte de toda la existencia, donde se puede pensar que esa es la única forma lógica de vivir

 

Eso no es ni más ni menos, lo que conforma el propio modelo mental

 

Es ahí cuando se evidencia que cambiar quiere decir desprogramarse

 

Y es también ahí cuando surgen en realidad todos los impedimentos

 

No, no basta con que el interesado esté dispuesto

 

También juega otro papel muy determinante su propio entorno

 

¡Sí! Su familia

Precisamente los que más le quieren

 

Esos que siempre le están diciendo que tiene que hacer algo para salir de la situación en que se halla

 

Serán ellos uno de los primeros obstáculos a salvar

 

Parece curioso que esto sea así

 

Pero lo es, por los siguientes motivos que voy a enumerar

 

El primero, es precisamente el que ya he nombrado

 

¿Qué es, si no el modelo mental?


No es nada más, ni nada menos, que el comportamiento que por imitación hacemos de nuestros mayores

 

Por mediación de las llamadas neuronas espejo

 

Y si a eso le añadimos la herencia genética…

 

Ahí tenemos el modelo mental que cada uno de nosotros posee

 

A no ser qué…

 

Pero bueno este asunto es el que desarrollaremos más adelante

 

Es evidente que precisamente esa gente que tanto nos quiere, sean los mismos que de algún modo nos han hecho del modo que somos

Y ahí tenemos servida la gran contradicción

 

Por una parte a nadie, ni si quiera a nosotros mismos nos gustan los resultados que estamos obteniendo

 

Pero sin embargo, al parecer tampoco nadie cae en la cuenta que mantenemos unos comportamientos muy parejos a los que precisamente nos critican

 

¿Cuál es entonces el problema?

 

Pues el más habitual, es que son otros tiempos

 

Y lo que antaño pudo estar bien

 

¡Hoy no lo está!

 

Ese es el motivo para que se configure una obstrucción por parte de aquellos que más nos quieren

 

Porqué en este caso no están observando las consecuencias y, por ello ignoran los resultados

 

Sino más bien, que las nuevas maneras de ser no solo no les gustan

 

Y peor, tampoco las entienden

 

Esta situación crea una gran mella en aquel que desea hacer el cambio

 

Pues a su natural inseguridad

 

Ahora se le une las críticas de la familia en primer lugar y, después de los conocidos por no comprender a que obedecen esas nuevas maneras que pretende plantear

 

¡Naturalmente aquí cabe recordar que a nadie le gustan los cambios!

 

Aquellas personas que conocemos de un modo determinado, deseamos que continúen siendo iguales como las conocimos

 

En estos casos lo que todos parecen olvidar

¡Que cualquier acción tiene sus consecuencias!

 

Por ello si la persona que pretende someterse al cambio no lo hace, será imposible que cambie su suerte

 

Lo relatado es el primer inconveniente que tendrá que salvar quien esté dispuesto a cambiar  

 

Pero como es lógico la cosa no acaba aquí

 

El temor a la despersonalización planea sobre la cabeza del que se somete al cambio

 

Es lo mismo a creer que la personalidad es inherente a su persona

 

Sería lo mismo a pensar que ha sido seleccionada por nosotros mismos

 

Ignorando lo relatado anteriormente

 

Somos las consecuencias del modelo mental que nuestra propia familia nos transfirió  

 

En consecuencia, cambiar significa abandonar todas las rutinas en las que estamos instalados

 

Estas, nos pueden llegar a parecer que forman parte de nuestra idiosincrasia

 

¡Y, de si lo son!

 

De eso se trata…

 

De cambiar la manera como interpretamos la realidad

 

Naturalmente, eso nos puede hacer pensar que el cambio es una traición a nosotros mismos

 

¿Pero es que acaso no deseamos conseguir unos resultados satisfactorios?

Siendo así no me queda nada más que recordar lo antes mencionado

 

¡Toda acción corresponde a un resultado!

 

Luego, si lo que deseamos es obtener una nueva consecuencia

 

Solo tenemos una solución…

 

¡Cambiar!  

 

Esa debería ser la primera conversación interior que debemos mantener con nosotros mismos

 

Y de esa sin duda, es donde deberán partir todas las fortalezas imprescindibles para realizar la gestión del cambio con éxito

 

No obstante, se hace preciso el uso de unas determinadas herramientas que nos permitan guiarnos por los intrincados caminos que nos deben llevar al lugar deseado

 

Y, la primera sin discusión

 

Es el uso de los protocolos 

 

 

¡Sí!

 

Sin ningún tipo de dudas significa denostar los hábitos

 

A lo contrario de lo que se dice por ahí…

 

No hay hábitos buenos y hábitos malos

 

Todos y sin excepción son malos  

 

¿Por qué?

 

Pues el motivo es muy fácil de entender

 

¿Acaso hay algún hábito que se realice conscientemente?

 

¡No!

 

Y, es un no rotundo

 

Los hábitos, son comportamientos que se realicen por la costumbre

 

Esto quiere decir que si en alguna ocasión pudiera haber un hábito bueno, solo sería en determinadas circunstancias pero no siempre

 

Ese es en realidad el gran peligro de que se hagan las cosas sin pensar

 

El cambio consiste en hacer lo requerido ante cualquier nueva circunstancia

 

Incluso aunque en su inicio eso no lo veamos lo adecuado

 

Ese es el momento que debemos recordar que nos estamos otorgando una nueva personalidad

 

Por ello, es preciso que hasta que no se halle la nueva personalidad prefijada

 

El experto dispondrá de unos determinados protocolos, como respuesta a eventualidades que se puedan presentar

 

Cuestión que me invita a desarrollar  

 

¿En qué consiste un protocolo?

 

Estos son respuestas o, actitudes medidas que han sido probadas con éxito en situaciones parecidas o análogas

Son por tanto soluciones adecuadas al asunto que se esté tratando

 

Queda claro pues, que ahí no vale de ninguna manera la improvisación

 

Pues nada estaría más lejos de un protocolo

 

La dificultad a tener en cuenta, solo está en cual usar y, en que momento hacerlo

 

Eso no es nada más ni nada menos que el entreno que el experto debe disponer

 

Y con ello habremos entrado plenamente en el llamado desarrollo del cambio

 

Sin este conocimiento cambiar con éxito resultaría del todo imposible

 

Eso demuestra que solo con buena voluntad no es suficiente

 

Es pues imprescindible el uso de esta técnica que se basa en los protocolos

 

No obstante, puede suceder que su aplicación requiera al principio una determinada teatralización

 

Alguien se preguntará…

 

¿Si estoy hablando de hacer teatro?

 

Nunca más lejos de eso

 

Al principio es preciso impostar la actitud que te exige el protocolo

 

Para una vez asumida la nueva personalidad dejará de ser necesario

 

Si tuviera que resumir de un modo concreto lo que representa el proceso de cambio

 

Diría que es un lento camino, para mudar la personalidad que por nacimiento se nos otorgó

 

A otra elegida por uno mismo, de acuerdo con las metas que conscientemente nos hayamos otorgado   

Bueno podría alargarme mucho más…

Pero por espacio creo que con eso es suficiente para tener una clara idea de cómo personalmente percibo los procesos del cambio

 

Precisamente en mi libro: Interpretación del éxito, hay varios capítulos donde pormenorizo sobre estas interesantes cuestiones

 

No me quisiera despedir sin una reflexión final…

 

Que nadie piense que la suerte influye en los resultados de la vida. Posiblemente podrá incidir en una circunstancia concreta

Pero…

Lo que realmente influye son las actitudes regulares. Y a eso alguno, es lo que le viene a llamar suerte

 

Como siempre querido lector te ruego que hagas un análisis de esta reflexión que te he ofrecido y, escribas lo que te ha invitado a pensar está lectura

¡Hasta la vista!

AB

 

Suscríbete al blog y recibirás todas las publicaciones

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR